Sobre Frutillar

La Villa de Frutillar fue fundada el 23 de noviembre de 1856 por disposición del presidente de la república Manuel Montt, con respaldo del ministro del interior Antonio Varas. El paraíso como le llamó el naturalista Bernardo Enom Philippi descubridor del lago Llanquihue y gestor de la política colonizadora de esta región, la asemejo a Suiza. En febrero de 1842 al descubrir este inmenso lago inserto en el corazón de la Patagonia Chilena, lo describió como sigue: 

El agua de este lago es clara como la del Ginebra en Suiza, su superficie es de siete leguas más o menos de largo, por otras tanto de ancho, de tal modo que no pude distinguir la orilla del frente. Tiene como aquel, los nevados Alpes, por un lado, la cordillera de los Andes que se levanta desde sus riveras orientales, con un volcán cubierto de nieve hasta la mitad de su altura y que se interna en sus aguas. 

En diciembre del año 1853 Vicente Pérez Rosales jefe de la colonización del Llanquihue describió la villa Frutillar como sigue: 

Con fe perseverante y constancia, este naciente establecimiento alcanzara a ser antes de mucho, la joya del sur de la república. 

La intensidad de sus vistas y contrastes, la pureza del aire y del agua, reflejan la nitidez natural de la bahía de frutillar. La ciudad se preserva virgen en la Patagonia Chilena, como una joya de la república. Gracias a 162 años desde su fundación y a la continua preocupación por preservar la naturaleza y el respeto por las aguas de  la bahía de frutillar, es que se ha logrado este gran objetivo de preservación, frente al crecimiento desproporcionado de otras riveras del lago Llanquihue. 

En Frutillar brota una cultura única,  tal como lo vieron los colonos alemanes en 1856. Hoy se  aprecia la inmensidad de colores y formas en todas las estaciones del año. Así la magia de la bahía de Frutillar ofrece un espectacular paraíso al fin del mundo, con una atmósfera singular. La Bahía de Frutillar se proyecta como la capital cultural y de innovación en Chile, declarada por UNESCO en el año 2017. También es considerada la capital del sur de Chile en la navegación a vela y golf .

Frutillar se levanta hoy con un estricto plano regulador que la protege y la convertirá en la ciudad modelo urbana del país. La bahía de Frutillar cuenta con el Teatro del Lago, con una poderosa instalación única en América. El club de yates Cofradía Náutica de Frutillar cuenta con una sólida marina, con instalaciones portuarias que convierten a la bahía en la capital de la vela del sur de chile. El club de Golf Patagonia Virgin Frutillar diseñado por NICKLAUS junto a las canchas de tenis, ofrecen deportes al aire libre, junto a una rivera con asoleadas vistas a los volcanes Osorno, Puntiagudo y Tronador. 

al como lo describio Charles Darwin en 1834  en su viaje a la Patagonia a bordo del HMS Beagle, indicó lo siguiente.

La flora de esta región es diversa y comprende desde los bosques andino-patagónicos hasta la vegetación semidesértica del territorio meridional del continente americano. Sin embargo, es posible encontrar abundantes bosques nativos en la Patagonia continental norte, desde la cordillera hasta el océano pacifico, en los valles próximos a los lagos.

 

Compare

Translate »